Depositphotos_144706133_XL
ARM SUDAMERICANA

ARM SUDAMERICANA

Por un día de trabajo más saludable

El perezoso es un mamífero de tamaño mediano que se mueve poco, pasa la mayor parte de su vida en el mismo lugar, solo se alimenta de un árbol. Hace sus necesidades una vez por semana y, cuando se mueve, lo hace muy lentamente. 

Trabajar en una oficina, aun cuando esa oficina sea la casa, puede transformar al ser humano en una criatura semejante, recluido en una estación de trabajo, que sale solo para almorzar o ir al baño. Pero esa forma sedentaria de trabajar no es saludable. 

En este texto llamaremos a ese comportamiento “síndrome del perezoso”. Presentamos a continuación cuatro maneras fáciles de hacer su día de trabajo más saludable.

1 – Realice una verificación ergonómica

La ergonomía inadecuada de la mesa y de la silla puede resultar en dolor de cuello, de espalda y de la muñeca, y con el tiempo puede causar daños irreparables al cuerpo. Evite dolor ahora y daños más tarde realizando una verificación ergonómica en su mesa y el área de trabajo.

Siga esta lista de control en su verificación ergonómica:

  • La cabeza nivelada o ligeramente inclinada hacia adelante, orientada al frente y equilibrada.
  • Los hombros relajados y los brazos sueltos naturalmente al lado del cuerpo. 
  • Las manos, la muñeca y los antebrazos rectos, alineados y casi paralelos al piso.
  • La espalda totalmente apoyada, con el apoyo lumbar adecuado al sentarse de manera vertical o inclinarse ligeramente hacia atrás.
  • Los codos cerca del cuerpo, doblados entre 90 y 120 grados.
  • Las rodillas aproximadamente a la misma altura de la cadera, con los pies ligeramente hacia adelante.
  • Los muslos y la cadera apoyados en un asiento bien acolchado y paralelo al piso.
  • Los pies totalmente apoyados en el piso. Puede usarse un apoyo para los pies si la altura de la mesa no fuera ajustable. 

* Indicaciones ergonómicas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA)

2 – Haga muchas mini pausas

Hacer pequeñas pausas a lo largo del día puede ser mejor para prevenir los daños del “síndrome del perezoso” que los intervalos convencionales.

Un estudio del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) constató que la incomodidad y el cansancio ocular disminuían cuando los empleados de informática hicieron cuatro “mini pausas” de cinco minutos durante el día de trabajo. Otros estudios muestran que los trabajadores que hacen pausas cortas aumentan la productividad. 

Haga una pequeña pausa de hora en hora para descansar los ojos y girar las muñecas. Apártese de la pantalla y enfoque lo más lejano que puede ver por veinte segundos. En seguida, concéntrese en algo cerca de usted por veinte segundos, después vuelva a algo lejano. Repita diez veces. Para estirar las muñecas y evitar dolor en el túnel carpiano, pruebe estos ejercicios: 

  • Extensión de los dedos y puños, abriendo la palma de la mano.
  • Flexión de los dedos, abriendo y cerrando la mano.
  • Extensión del pulgar, moviéndolo en dirección a la palma de la mano y luego, estirarlo hacia fuera. 

3 – Haga pausas afuera

Use sus pausas más largas como una oportunidad para salir y caminar. Caminar mejora la concentración, el enfoque y la atención, reduce el estrés y mejora su salud cardiovascular general. Combinado con los beneficios adicionales que el aire fresco y el sol proveen a la salud, caminar al aire libre hace que su día de trabajo sea más saludable. 

Aunque pensar en dar 10.000 pasos por día nos puede asustar, establezca una meta de pasos y desafíese a sí mismo a alcanzarla durante su tiempo de descanso. 

Recuerde que solo diez pasos es más de lo que usted estaba haciendo antes y puede ayudar mucho en la prevención del “síndrome del perezoso”. Si no puede salir durante el intervalo de descanso, camine dentro de su edificio o en su casa.

4 – Mantenga una botella de agua en su mesa

La hidratación adecuada aumenta la energía, el estado de alerta, la concentración y la productividad, combate la fatiga y mejora el humor, entre muchos otros beneficios. Y, ningún otro líquido aparte del agua servirá. Aproveche el poder del agua, el mejor hidratante de la naturaleza, y haga su día de trabajo más saludable, con una botella de agua en su mesa. 

Una guía de referencia para la ingesta de agua del Instituto de Medicina recomienda que las mujeres beban cerca de nueve vasos por día y los hombres trece. Haga una prioridad de beber su botella de agua hasta vaciarla de tres a cuatro veces por día. ¿Tiene dificultades para recordar beber? Ponga una esquelita en su monitor o programe su teléfono para que le recuerde beber.

Esperamos que estos consejos prevengan enfermedades y tenga una actividad diaria más productiva y saludable. 

Fuente: https://adventistrisk.org/en-us/safety-resources/solutions-newsletter/2015/august/don-t-be-a-desk-sloth-4-steps-to-a-healthier-work 

CompartilhE

Compartilhar no facebook
Compartilhar no twitter
Compartilhar no whatsapp