Church
ARM SUDAMERICANA

ARM SUDAMERICANA

Cuatro pasos para la seguridad en su iglesia

Muchas conversaciones sobre seguridad para las iglesias presentan dificultades por un enfoque estrecho o por el prejuicio. Para adoptar un enfoque práctico a fin de mejorar la seguridad de nuestras congregaciones, necesitaremos tener una visión más amplia. Ese es uno de los objetivos de este artículo.

La seguridad es un tema mucho más amplio que tener señalizadores o cámaras de seguridad. Aunque proteger nuestras grandes reuniones sea fundamental, también debemos estar conscientes de que muchos incidentes de seguridad suceden cuando alguien está solo en la iglesia.

La seguridad no es algo que podemos ignorar o solo decir: “estamos en las manos de Dios” y no asumir responsabilidad por nuestras circunstancias.

¿Qué impide que su iglesia desarrolle una mentalidad de protección y seguridad? No hacer nada generalmente viene de una actitud de negación o de un sentimiento de miedo. ¿No estamos dispuestos a mirar nuestros riesgos porque pensamos que eso es inconsistente con nuestra teología? ¿Somos reacios en asumir la responsabilidad porque no nos sentimos preparados para hacerlo? Es importante enfrentar esas cuestiones y tomar medidas razonables para mejorar la seguridad de nuestra iglesia.

Una de las cosas que usted debe hacer antes de iniciar este proceso es pasar algún tiempo en diálogo. Supere objeciones a la seguridad y obtenga adhesión, especialmente del equipo de líderes de su iglesia. Además, tenga en mente que nuestra denominación está organizada de manera que la Asociación es la entidad legal más cercana reconocida en nuestra estructura de iglesia. Operamos como una asociación de iglesias. Eso significa que las acciones y las elecciones que hacemos en una iglesia local deben hacerse en el contexto de ese cuerpo mayor y en cooperación con las indicaciones y políticas de la Asociación.

1 Formar el equipo

Con la cooperación y el apoyo del pastor y de los líderes, busque personas que puedan proporcionar conocimiento y experiencia en el proceso de planificación de la seguridad. Comience internamente con sus miembros para ver si tiene profesionales médicos, socorristas, paramédicos, bomberos, policías o personas con historia militar. Esas personas tienen una experiencia valiosa y pueden tener dones únicos para contribuir con ese aspecto del ministerio.

Tenga cuidado con los que están muy entusiasmados con ese papel, pues pueden perjudicar la misión general del ministerio de su iglesia y causar miedo y conflicto en los miembros e invitados. Usted necesita miembros de equipo que tengan una mentalidad madura y sean pacientes. Esos líderes siervos pueden asumir la responsabilidad por sus acciones para alcanzar la paz.

En seguida, mire hacia afuera de su organización para relaciones y conocimientos esenciales de recursos de la comunidad, como:

  • Agencias de bienestar infantil o servicios de protección: muchas veces tienen buenas informaciones sobre la prevención de abusos, listas de verificación para evaluar las áreas de los niños y otras orientaciones para quien trabaja con niños.
  • Aplicación de la ley: los agentes de prevención al crimen con frecuencia trabajan con la comunidad.
  • El cuerpo de bomberos: ayuda en la seguridad contra incendios y en la planificación de evacuación.
  • Agencias de Seguridad Ocupacional: tienen recursos para ayudarlo a evaluar la seguridad de las condiciones de trabajo de la iglesia.

Esas organizaciones generalmente pueden proveer evaluaciones profesionales de sus riesgos y medidas que usted puede tomar para mejorar su seguridad contra incendio u operativa. Asociarse con ellos también puede ser útil para que inviertan más en su éxito. Algunas iglesias permiten que los agentes de la ley usen sus instalaciones para practicar fuera del horario de funcionamiento. Eso tiene el beneficio adicional de que esos policías ahora tienen un conocimiento profundo de las instalaciones.

2 Evaluación

En la Etapa 1, usted estableció una lista de empleados o asociados. Use esas informaciones para evaluar sus riesgos. Este es realmente un proceso de dos partes que incluye la evaluación de los riesgos y la comprensión de esos riesgos de manera más completa.

Debemos entender que algunos de los desafíos de seguridad más comunes que las iglesias enfrentan vienen de:

  • Situaciones hogareñas
  • Problemas de custodia infantil
  • Problemas de salud mental
  • Crímenes locales

Usted querrá descubrir algunos hechos sobre los problemas y los recursos disponibles en su comunidad específica. Debe aprender sobre las estadísticas locales de crímenes, la distancia hasta los primeros que responden y los tiempos de respuesta para policías, bomberos y equipos médicos de emergencia.

Algunas iglesias pueden encontrar la necesidad de colaboración de las autoridades locales para una presencia en el local el sábado de mañana. Algunos pueden hasta necesitar servicios de seguridad contratados.

Sin embargo, para muchas iglesias, el enfoque será entender sus riesgos y desarrollar algunos protocolos que provean una administración razonable de sus riesgos.

Sería una buena inversión de tiempo aprender más sobre las posibles razones por las que las personas se vuelven perturbadoras. Para muchos, es debido a crisis personales.

• Problemas familiares: matrimonios fracasados, hijos que actúan mal, discusiones con los miembros de la familia.
• Problemas financieros: ejecución hipotecaria, pérdida del empleo, dificultad en atender las necesidades básicas o pagar las cuentas.

• Abuso de sustancias: el alcoholismo y otras formas de dependencia ejercen una presión tremenda en las personas.

• Condiciones médicas: dolor crónico, diagnósticos atemorizadores, enfermedad terminal, enfermedad mental.

Recuerde que todos podemos enfrentar una crisis personal en nuestras vidas. Debemos permanecer compasivos y humildes al relacionarnos con un individuo perjudicial. Nuestro objetivo debe ser calmar la situación con seguridad, mantener la seguridad de la congregación y obtener la ayuda que necesitan.

3 Desarrollar un plan

Ahora es hora de construir un plan, usando las informaciones aprendidas por medio de su evaluación y el conocimiento que usted adquirió por medio del proceso educativo. El plan debe abordar sus incidentes comunes, como también las vulnerabilidades que la iglesia tenga. Usted desea discutir incidentes de baja gravedad que suceden con frecuencia y los que son posibles, pero pueden no haber sucedido en su iglesia, que normalmente son de gravedad.

Desarrolle protocolos que su iglesia pueda implementar en diferentes escenarios de casos potenciales. Eso puede incluir qué hacer si se encuentra un paquete sospechoso o si la iglesia experimenta un incidente violento, como una emergencia médica, un accidente de automóvil, un tornado o un niño desaparecido. Designe individuos en su equipo para asumir funciones específicas en esos escenarios, como comando de operaciones, contacto con socorristas y asistentes de evacuación en un bloqueo. Esos probablemente no sean papeles del pastor, y el pastor debe estar a un lado cediendo el control en una emergencia a las personas designadas y los primeros en responder.

Considere tener la colaboración del equipo de recepción, pues ellos están en la línea de frente, garantizando que los miembros e invitados tengan una experiencia agradable y amigable. Esos individuos pueden servir como “ojos y oídos” adicionales para detectar a personas inquietantes o perjudiciales que puedan causar un incidente.

Eduque a su congregación sobre las salidas disponibles para ellos en caso de evacuación. De vez en cuando, realice ejercicios prácticos, como ejercicios de incendio o capacitación de tirador activo, para garantizar que los protocolos funcionen bien y que la congregación pueda ponerlos en práctica con eficacia. Usted puede conocer recursos gratuitos sobre la realización de esos tipos de ejercicios ingresando a: Adventisrisk.org o SafetySabbath.com

Recuerde que la función de su equipo de seguridad interna no es sustituir a las autoridades policiales u otros socorristas. Usted debe colaborar y cooperar con los socorristas antes de que ellos lleguen, y luego entregarles el control de la operación cuando estén en el lugar.

4 Seguridad física

El control de ingreso puede cumplir dos funciones. En primer lugar, permite impedir o atrasar a alguien de obtener el ingreso a sus instalaciones. También puede alertarlo cuando alguien intenta obtener ingreso sin autorización. Úselo para enviar un mensaje psicológico de que será difícil obtener el ingreso. Eso puede hacerse con cercos, paredes, iluminación de seguridad, cámaras, señalización, guardias y cerraduras.

Los edificios de la iglesia suelen usarse por tantas personas diferentes que a veces es difícil controlar quién entra y quién tiene las llaves del edificio. Es importante documentar quién tiene (o debería tener) las llaves y recodificar los edificios cada pocos años para garantizar que solo los que deberían tener las llaves realmente las tengan.

Como muchas personas tienen acceso al edificio, la frecuencia con que alguien se olvide de trancar las puertas y los portones puede ser alta. Refuerce esa expectativa con frecuencia con los que poseen las llaves de la iglesia y establezca protocolos para proteger de manera adecuada el edificio después de los cultos, las reuniones y otros usos. En lo posible, asegúrese de que todas las puertas tengan una entrada con llave o tarjeta magnética que traba automáticamente al cerrar.

No todas las puertas deben tener la posibilidad de ser destrancadas desde afuera, cada vez que se usa el edificio. Para instalaciones con varias entradas, intente restringir qué puertas estarán abiertas solo para los que necesitan el acceso. Eso guía a las personas hacia una entrada que puede ser monitoreada de más cerca. Las puertas de salida nunca deben trancarse o restringirse para no permitir que las personas las usen como salidas en una emergencia.

Dos de las etapas más fundamentales que usted puede implementar para mejorar rápidamente la seguridad de su iglesia son: abordar la iluminación alrededor de la iglesia y cambiar sus cerraduras. Mantener sus instalaciones limpias y bien conservadas también envía un mensaje psicológico de que este lugar está bien cuidado y puede no ser un “blanco fácil”.

Recuerde que el objetivo de abordar la seguridad en su iglesia es aumentar y proteger los objetivos de la misión del ministerio. Nuestras iglesias se esfuerzan para ser lugares receptivos y amigables. Deben continuar siendo las principales prioridades del equipo mientras usted analiza su proceso de planificación y desarrolla sus respuestas de protocolo.

Fuente: https://adventistrisk.org/en-us/safety-resources/solutions-newsletter/2020/september/nad-4-steps-to-security-at-your-church

CompartilhE

Compartilhar no facebook
Compartilhar no twitter
Compartilhar no whatsapp