AdobeStock_195054160
ARM SUDAMERICANA

ARM SUDAMERICANA

Operación de abejas obreras en la iglesia

Por Job Maiura

Si nunca ha participado en una operación de «abejas obreras» en la iglesia, es posible que no aprecie el esfuerzo, la dedicación, el sacrificio y el compromiso que se requieren para mantener una iglesia floreciente. En muchas iglesias, una operación de abejas obreras involucra a miembros y líderes que se ofrecen como voluntarios para ayudar con el mantenimiento y la conservación física del edificio de la iglesia. Antes de realizar una operación de abejas obreras en la iglesia, los organizadores del evento deberían tomar las precauciones necesarias para identificar riesgos y estar preparados para mitigarlos.

Como líder, usted debe priorizar la seguridad de sus voluntarios en estos eventos. Esta obligación moral de cuidado está reforzada por la responsabilidad legal ante lesiones que podrían derivar de las acciones u omisiones de nuestros líderes y voluntarios de la iglesia. El objetivo de la planificación y organización de eventos debe ser siempre operar un programa libre de lesiones. Los siguientes son algunos detalles que debe tener en cuenta cuando planifique su próxima operación de abejas obreras:

Identificación de riesgos

Antes del día del evento, debería comenzar identificando algunos de los riesgos que podrían existir.

Lugar

¿Las instalaciones y la infraestructura están libres de peligros físicos? Quizá el motivo de la operación de abejas obreras sea despejar las ramas caídas de los árboles y otros desechos, pero cualquier otro peligro existente debería eliminarse antes del evento. Considere también los peligros interiores. Es posible que abra áreas de su iglesia que generalmente permanecen cerradas. ¿Eso representa algún riesgo que en general no se experimenta?

Equipos

¿Todos los equipos que usarán los voluntarios se encuentran en buen estado de funcionamiento? ¿Son seguros? ¿La iglesia proporciona equipos de seguridad adecuados para la actividad? ¿Los voluntarios tienen la capacitación adecuada para usar estos equipos?

Controle las herramientas que posee la iglesia, para asegurarse de que estén en buenas condiciones y sean seguras antes de permitir su uso a los voluntarios. Las escaleras de madera deberían revisarse para comprobar que no tengan peldaños flojos, y los alargues y las herramientas eléctricas deberían inspeccionarse para detectar cables pelados. Si los equipos no cumplen con los estándares básicos de calidad, deberían retirarse de servicio y reemplazarse.

Supervisión

Si también hay niños o jóvenes entre los voluntarios, ¿hay supervisión adecuada para ellos? El nivel requerido de supervisión variará de acuerdo con las edades de las personas a las que se debe supervisar. Naturalmente, un niño de 5.° grado requerirá una supervisión más estrecha que alguien en edad universitaria, quien debe aceptar un nivel superior de responsabilidad por sus propias acciones. Como organizador del evento, usted tiene la responsabilidad de asumir el cuidado, la custodia y el control, además de la obligación de proteger a sus voluntarios.

Quizá también sea conveniente proporcionar actividades y programas a los niños que son demasiado pequeños para participar en la operación de abejas obreras, de manera que sus padres puedan concentrarse en el trabajo voluntario. Estas actividades deberían realizarse bien lejos de las áreas de trabajo, para que los niños más pequeños no corran peligro. Asegúrese de seguir los procedimientos adecuados para supervisar niños, incluido el de contar con 1 adulto cada 6 niños.

Medio ambiente

Debido a que muchas de las actividades en este tipo de eventos se realizan al aire libre, el clima puede ser, de hecho, uno de sus mayores factores de riesgo. Las temperaturas extremas, tanto cálidas como frías, pueden presentar riesgos para la salud de sus voluntarios. ¿Los voluntarios cuentan con protección adecuada para temperaturas extremas? Si hace calor, ¿los voluntarios tienen a su disposición hidratación apropiada?

Otros riesgos potenciales

Numerosos riesgos giran en torno a las funciones centrales de este evento en particular, pero existen otros riesgos que no deberían pasarse por alto. Por ejemplo, si va a servir alimentos a sus voluntarios, asegúrese de tomar todas las precauciones habituales para preparar, servir y almacenar los alimentos. En un evento como este, es posible que los alimentos se dejen a la intemperie por períodos más prolongados que durante una comida informal de sabbat, así que es fundamental mantener las temperaturas adecuadas tanto de los alimentos calientes como de los fríos, especialmente si va a servir alimentos en el exterior del edificio de la iglesia.

Como ha ocurrido prácticamente con todo, la pandemia de COVID-19 ha tenido impacto en muchos de los eventos y actividades que estamos acostumbrados a realizar. Una actividad tan básica como una operación de abejas obreras puede sentirse muy diferente en este nuevo entorno.Este evento no es diferente de cualquier otro de la iglesia en cuanto a que debe cumplir con todas las directrices de la jurisdicción local referidas a distanciamiento social, uso de mascarillas y tamaño de la reunión. Las restricciones se revalúan y revisan constantemente, de manera que es importante estar actualizado sobre las directrices actuales de su departamento de salud local y otros gobiernos jurisdiccionales.
 
El modo más simple de identificar riesgos al planificar u organizar eventos es desglosar el panorama mayor en fases o segmentos menores y realizar una investigación interna y externa de ellos. Solo después de comprender los riesgos que conllevan las diferentes fases —incluida la gravedad, frecuencia y probabilidad de que ocurran— usted podrá implementar controles que eviten o minimicen esos incidentes.

Contra de riesgos — prevenir, minimizar o evitar

Ahora que ya hemos identificado los riesgos potenciales, es importante implementar prácticas que prevengan o minimicen estos riesgos. Se denomina control de riesgos y forma parte fundamental del proceso de gestión de riesgos, especialmente cuando se organizan eventos como una operación de abejas obreras.
 
Una de las mejores maneras de prevenir accidentes es asignar solo voluntarios calificados para determinadas tareas. Podría parecer obvio, pero no es momento para que uno de los miembros de su iglesia aprenda a usar una motosierra. La selección de voluntarios según su experiencia debería indicarse claramente. Los trabajos altamente técnicos —como el trabajo eléctrico, las reparaciones de techos y ciertos proyectos de jardinería— no deberían realizarse durante una operación de abejas obreras con voluntarios. Es tentador realizar algunos de estos proyectos costosos con mano de obra voluntaria, pero si algo sale mal, el costo podría ser aún mayor, tanto financiero como para la seguridad de sus miembros.

Además de mejorar el aspecto físico de un edificio de la iglesia, una operación de abejas obreras a menudo sirve para revitalizar a los miembros de la iglesia mediante la camaradería y la experiencia compartida del trabajo físico. Sin embargo, ese sentido de comunidad puede destruirse si ocurre una lesión grave con efectos duraderos sobre la familia de la iglesia. Adoptar precauciones para garantizar la seguridad de este tipo de eventos no es algo para tomar a la ligera.

Referencia: https://adventistrisk.org/es-us/safety-resources/solutions-newsletter/2021/may/nadeng-the-church-work-bee

CompartilhE

Compartilhar no facebook
Compartilhar no twitter
Compartilhar no whatsapp